La OMS lanza herramienta para ayudar a los países a reducir el marketing de alimentos dirigida a niños

A pesar de los esfuerzos de muchos gobiernos, los niños son habitualmente expuestos a marketing de alimentos altos en calorías, azúcares, grasas saturadas y sodio. Uno de las principales barreras para solucionar este problema es identificar aquellos alimentos que deben ser restringidos (ya sea en televisión, radio, internet y otros). Para satisfacer esta necesidad, la Oficina Regional de la OMS para Europa ha desarrollado un modelo de perfil de nutrientes que los países pueden adaptar y utilizar para clasificar los alimentos según su composición nutricional.

La promoción de alimentos con alto contenido de energía, grasas, azúcares o sal tiene un impacto perjudicial en los niños, promueve el desarrollo de las preferencias por alimentos poco saludables y aumento de la obesidad infantil, lo que produce enfermedades en la adultez. Las políticas que introducen controles más estrictos sobre la comercialización de alimentos a los niños serán fundamentales para luchar contra la obesidad infantil.

Reconocimiento de la marca comienza en la primera infancia. Los niños que reconocen múltiples marcas de la edad de 4 años son más propensos a comer mal y tener sobrepeso. La investigación ha demostrado que los niños con sobrepeso responden a esto aumentando el consumo de los alimentos publicitados.

El modelo se basa en gran medida en los modelos danés y noruego, que se utilizan para restringir la comercialización de alimentos a los niños. Los países podrán utilizar el modelo de la OMS o después de adaptarlo a sus circunstancias, para desarrollar e implementar políticas para restringir la comercialización de alimentos a los niños de dos maneras:

·       para identificar los alimentos no deben ser dirigidos a los niños; o

·       para supervisar la extensión y la naturaleza de la comercialización de alimentos.

A pesar de los esfuerzos de muchos gobiernos, los niños son habitualmente expuestos a marketing de alimentos altos en calorías, azúcares, grasas saturadas y sodio. Uno de las principales barreras para solucionar este problema es identificar aquellos alimentos que deben ser restringidos (ya sea en televisión, radio, internet y otros). Para satisfacer esta necesidad, la Oficina Regional de la OMS para Europa ha desarrollado un modelo de perfil de nutrientes que los países pueden adaptar y utilizar para clasificar los alimentos según su composición nutricional.

La promoción de alimentos con alto contenido de energía, grasas, azúcares o sal tiene un impacto perjudicial en los niños, promueve el desarrollo de las preferencias por alimentos poco saludables y aumento de la obesidad infantil, lo que produce enfermedades en la adultez. Las políticas que introducen controles más estrictos sobre la comercialización de alimentos a los niños serán fundamentales para luchar contra la obesidad infantil.

Reconocimiento de la marca comienza en la primera infancia. Los niños que reconocen múltiples marcas de la edad de 4 años son más propensos a comer mal y tener sobrepeso. La investigación ha demostrado que los niños con sobrepeso responden a esto aumentando el consumo de los alimentos publicitados.

El modelo se basa en gran medida en los modelos danés y noruego, que se utilizan para restringir la comercialización de alimentos a los niños. Los países podrán utilizar el modelo de la OMS o después de adaptarlo a sus circunstancias, para desarrollar e implementar políticas para restringir la comercialización de alimentos a los niños de dos maneras:

  •       para identificar los alimentos no deben ser dirigidos a los niños; o
  •       para supervisar la extensión y la naturaleza de la comercialización de alimentos.

La OMS lanza herramienta para ayudar a los países a reducir el marketing de alimentos dirigida a niños

A pesar de los esfuerzos de muchos gobiernos, los niños son habitualmente expuestos a marketing de alimentos altos en calorías, azúcares, grasas saturadas y sodio. Uno de las principales barreras para solucionar este problema es identificar aquellos alimentos que deben ser restringidos (ya sea en televisión, radio, internet y otros). Para satisfacer esta necesidad, la Oficina Regional de la OMS para Europa ha desarrollado un modelo de perfil de nutrientes que los países pueden adaptar y utilizar para clasificar los alimentos según su composición nutricional.

La promoción de alimentos con alto contenido de energía, grasas, azúcares o sal tiene un impacto perjudicial en los niños, promueve el desarrollo de las preferencias por alimentos poco saludables y aumento de la obesidad infantil, lo que produce enfermedades en la adultez. Las políticas que introducen controles más estrictos sobre la comercialización de alimentos a los niños serán fundamentales para luchar contra la obesidad infantil.

Reconocimiento de la marca comienza en la primera infancia. Los niños que reconocen múltiples marcas de la edad de 4 años son más propensos a comer mal y tener sobrepeso. La investigación ha demostrado que los niños con sobrepeso responden a esto aumentando el consumo de los alimentos publicitados.

El modelo se basa en gran medida en los modelos danés y noruego, que se utilizan para restringir la comercialización de alimentos a los niños. Los países podrán utilizar el modelo de la OMS o después de adaptarlo a sus circunstancias, para desarrollar e implementar políticas para restringir la comercialización de alimentos a los niños de dos maneras:

·       para identificar los alimentos no deben ser dirigidos a los niños; o

·       para supervisar la extensión y la naturaleza de la comercialización de alimentos.

shutterstock_47550631